miércoles, 29 de octubre de 2008

Haiku nueva vida


Torres para vivir
soles tibios tempraneros
nuevo espacio.


Desiguales formas

cantos por flores

mundo personal.


Vientos sin nombre

sal para animales

dura la estadía.



Todo es natural
olvido que urge

tardes sin compás.



Espera de desiertos

compañía de sones

sonido de bachatas.



Mañanas con música
alegrías de inocencia

caras de costumbre.



Se pone el sol

frescas noches

sueño de profundidades.


Calor del cuerpo

claman los habitantes
sabor de momentos.



Diario de sitios nuevos

ambiente de alegrar penas
costumbres por hacer.

1 comentario:

Patrí dijo...

Todo sitio tiene su tiempo de adaptación,algunos tienen buenos ingredientes para una pronta sazón, son tan nobles, puros y reales que te van enamorando...sin camelar.